LA GRACIA DEL MATRIMONIO CONTINUA EN LA IGLESIA

En la iglesia ortodoxa el matrimonio es un sacramento, pero un sacramento no es magia, porque la GRACIA del sacramento no quita la libertad, sino que abre al hombre las puertas de un crecimiento espiritual y de una transfiguración plenamente voluntarias y libres.

Santo Matrimonio de nuestros Fieles en la Parroquia ISAFEOCRI de Soacha Cundinamarca Colombia

Rector: Monseñor EDISON NARVAEZ G, Protpro.

Nuestro ritual actual del matrimonio conserva, igualmente, las huellas de su antigua eucarística y se encuentra en él una estructura litúrgica idéntica a la de la Divina Liturgia, con su momento de la ofrenda, de la epíclesis, de la comunión de los Santos Dones, y su acción de gracias.

En muchas oraciones se pide la castidad conyugal, la integridad del ser. La oración para la castidad conyugal es lo opuesto a una concepción de “remedio contra la concupiscencia”, ella pide otra cosa: el milagro de la transfiguración del eros. El; pecado carnal no es el “pecado de la carne”, sino el pecado “contra la carne”, contra lo sagrado y contra la santidad de la encarnación.