Nuestra Fe!

Muchos consideran que la Ortodoxia es una de las muchas “iglesias”. Es decir, un aspecto del cristianismo, otros consideran la Ortodoxia como una religión. Ortodoxia en el sentido literal significa correcta doxa (gloria, fe y opinión). No es una de las “iglesias” porque es la Una y verdadera Iglesia de Cristo.

Esto naturalmente no es arrogancia sino la VERDAD. Puesto que el Señor ha constituido sólo una Iglesia, ¿cómo nosotros hablamos de muchas?

Tampoco la Ortodoxia se puede llamar religión, porque la religión es una superstición; cada religión intenta cubrir las necesidades psicológicas del hombre. Al contrario la Ortodoxia sana al hombre padeciente psicológicamente (se entiende a todo hombre) y le hace santo, esto es la grandiosa y tangible demostración de la Ortodoxia.

Hablando sobre la Ortodoxia no debemos repetir el error de Pilato, cuando preguntó a Cristo: “Qué es la verdad” (Jn 18,38). Lo correcto, lo ortodoxo es: “Quién es la verdad”. Porque la verdad no es una idea, una teoría, un sistema, sino persona, la Santísima Persona del Humanizado Logos de Dios, del Jesús Cristo.

Lo mismo tenemos que preguntar sobre la Ortodoxia, porque se identifica con la tentrópina (divino-humana) Persona del Logos de Dios. Él, como  Θεάνθρωπος Zeánzropos (Dios y hombre), es nuestra Ortodoxia, nuestra Verdad entera.

La Iglesia, como “Cuerpo de Cristo” y sociedad en Cristo, está en el mundo para ofrecer la sanación y salvación, como adhesión del hombre y la sociedad en este proceso renacentista.

Esta obra concreta salvadora de la Iglesia se realiza esencialmente en la Iglesia, actuando en la historia como un Hospital universal.

Por san Juan el Crisóstomo (+407) la Iglesia se llama: “Hospital espiritual”.

Hoy en medio de un Mundo apático, se encuentra esta porción de la IGLESIA, llamada ISAFEOCRI, brindando con Amor y humildad acompañamiento espiritual a quienes con corazón sincero buscan a Dios.

Reconocemos con profundo respeto la presencia en Colombia de Verdaderas IGLESIAS CANÓNICAS (Iglesia Griega, Iglesia Serbia) como también de otras Jurisdicciones NO CANÓNICAS como la nuestra que intentan llevar una luz de esperanza a todos los hijos de Dios.